viernes, 9 de enero de 2015

Caja-joyero

Antes y después

Partiendo de una caja de vino de madera, hemos fabricado este joyero, para el dormitorio de una joven.


Tuvimos que desmontar la caja para que se pudiera abrir en sentido vertical, porque nos gustaba más.
Lijamos bien todas las maderas.


En primer lugar dimos, como de costumbre, dos capas de pintura imprimación, dejando secar bien entre capa y capa, para proceder a pintar con pintura acrílica de color blanco roto.


Despúes de esperar el tiempo de secado, utilizamos la técnica del decoupage, con diferentes mótivos: flores, rosas, mariposas, pájaros.



Barnizamos con barníz mate acrílico para proteger los mótivos.
En el lateral derecho, atornillamos un cierre metálico dorado y dibujamos una inscripción, indicativa del contenido de la caja.


Colocamos: dos pequeñas bisagras para facilitar la abertura de la caja, dos alambres forrados, uno arriba y otro abajo, para colgar las pulseras y sortíjas o aníllos y unos pequeños cáncamos para los colgantes y collares.


En el marco de la puerta, grapamos una tela metálica o de gallinero, que ribeteamos con cuerda, para tapar las grapas. 

 

 La tela de gallinero nos facilita colgar los pendientes, sin necesidad de abrir el joyero.

 

 La idea de este nuevo trabajo surgió: como regalo para Maria con motívo de su cumpleaños.


No hay comentarios:

Publicar un comentario